miércoles, 12 de julio de 2017

Cotización del zinc pone a prueba zona de resistencia

La cotización del zinc se encuentra poniendo a prueba la resistencia de US$ 2,800 la tonelada, luego de una rápida recuperación desde la zona de soportes entre US$ 2,500 y US$ 2,400. En las últimas semanas, el desempeño del precio del zinc estuvo determinado por la debilidad del dólar en los mercados financieros y por la continua disminución de los inventarios físicos. En este contexto, la pregunta que deberíamos formularnos es cuales son los factores que podrían estar detrás del quiebre de la resistencia.

Desde el punto de vista técnico, los indicadores RSI y el oscilador estocástico están en zona de sobre compra; por lo tanto, en las próximas semanas sería complicado esperar un quiebre de la resistencia de US$ 2,800. Según nuestro punto de vista, en el corto y mediano plazo la cotización del zinc debería mantenerse en la tendencia lateral en la que se encuentra desde inicios de abril. Por otro lado, la confluencia de las medias móviles de 50, 100 y 200 días podrían anticiparnos un triple cruce bajista, figura técnica que podría complicar las perspectivas para el desempeño del zinc.

Gráfico de velas diarias de la cotización del zinc


En el corto y mediano plazo, los factores que podrían impulsar la cotización del zinc por encima de los máximos históricos son el desempeño del dólar y los problemas de oferta del mineral. En nuestro último análisis del índice del dólar publicado el pasado 30 de junio, indicamos que el dólar en los mercados financieros todavía tiene espacio para seguir retrocediendo hasta el soporte de 93 puntos, a partir de donde podría esperarse un fuerte rebote; por lo tanto, la cotización del zinc tendría el potencial de alcanzar la resistencia de US$ 3,000 la tonelada. 

Los problemas de oferta del mineral no serían un factor fundamental para sostener una tendencia alcista, debido a que este elemento ya habría sido descontado en 2016 cuando se empezaba a proyectar un déficit en la producción de zinc. Para entender este punto se debe analizar en forma conjunta la variación del precio con el cambio en los inventarios. En el análisis se observa que en los primeros 3 trimestres de 2016 la cotización del zinc se incrementó 45%, mientras los inventarios en la Bolsa de Metales de Londres se mantuvieron relativamente estables; en el mismo periodo, los precios de la mayoría de los metales básicos enfrentaba tendencias laterales o bajistas. Por otro lado, la fuerte tendencia alcista observada entre el cuarto trimestre de 2016 y el primer trimestre de 2017 fue impulsado básicamente por el efecto Trump, período en el que todas las cotizaciones de los metales se incrementaron ante las expectativas de una mayor demanda de materias primas. Finalmente, a partir del segundo trimestre del año se observa un comportamiento oscilante en el precio del zinc, precisamente en el período en el que los inventarios registran sus mayores caídas, situación que nos lleva a pensar que buena parte de los problemas de oferta ya han sido descontados con anterioridad.

Gráfico de los inventarios de zinc en la Bolsa de Metales de Londres


Artículos anteriores:


No hay comentarios:

Publicar un comentario